Las estructuras psicopatológicas del pensamiento Freudiano 

Por: María Fernanda Valles Corcuera

Desde la biología, para Freud, la vida se da a partir de acciones eficaces, que parten del instinto de autoconservación. Hay un estado natural biológico, cuyo funcionamiento eficiente está encaminado a la conservación de la vida,  relacionado con el concepto que Freud introduce de apremio de la vida, orientado uniformemente hacia la reducción de las tensiones de cualquier excitación sensible, así como de los órganos sensoriales superiores, de tal forma que para poder vivir es necesario un equilibrio de energía entre la descarga (principio de inercia) y el resguardo (principio de constancia). (Freud,S. (1895)) Para que esto suceda se requiere de una acción específica, la cual sólo puede lograrse por caminos definidos que el ser humano no puede llevar a cabo por sí mismo en un primer momento de la vida y necesita de un auxilio ajeno que facilite una vía de descarga, la cual cobra así una función secundaria de entendimiento y comunicación. 

Las formaciones del inconsciente en Freud de 1895 a 1905

Por: Alejandra Watty Martínez

Deseo viene del latín desiderium que significa dejar de ver o extrañar la ausencia de algo. Vocablo compuesto por el prefijo de y la palabra sidus que se refiere a un conjunto de estrellas que forman una figura o constelación. Por lo tanto, el origen de la palabra puede significar “anhelar que aparezcan las estrellas”.(1) 

Los navegantes usaban los astros para orientarse en el mar al entrar la noche. La experiencia psicoanalítica recuerda a esos primeros marinos que mediante el conocimiento estelar calculaban la posición del barco para tomar rumbo y seguir en medio de la oscuridad.  Así, a través de la escucha flotante de las asociaciones libres, en el discurso transferencial de los pacientes, y las formaciones del inconsciente que en él se develan es en donde el analista puede empezar a tomar rumbo,  dar oportunidad a pensar en ese deseo que en un primer momento quedó insatisfecho. 

Para profundizar en esa idea de deseo  y las formaciones del inconsciente, retomaré algunos escritos freudianos, de 1895 a 1905, esto sin negar que en posteriores formulaciones metapsicológicas, estas nociones fueron modificándose.

Partamos de la siguiente pregunta ¿qué quiere decir Freud con deseo inconsciente? Desde los inicios del psicoanálisis Freud sabía que la causa de los síntomas tenía relación con el desconocimiento del sujeto de su deseo, lo cual se le revela a través de las histéricas, que sufrían en el cuerpo por representaciones sexuales inconscientes. (2)  

Posteriormente, en La Interpretación de los sueños, Freud postula la tesis de que el sueño trata de la realización disfrazada de un deseo inconsciente. Aparece la idea de deseo como tendencia, tendencia a una descarga relacionada con una experiencia de satisfacción que, a su vez, está ligada a signos infantiles indestructibles. (3)

FORMACIONES DEL INCONSCIENTE:  Su escucha en la formación del psicoanalista.

 

Por: Rebeca Oñate Galván.

 

En este espacio de intercambio entre colegas quisiera compartir un poco de lo que ha implicado para mi la vivencia de ir transitando por el proceso de la formación  psicoanalítica. Cuando estaba en el segundo semestre a través de leer, estudiar y trabajar en grupo pude ir acercándome a otra forma de ir comprendiendo la estructuración psicopatológica del sujeto.  En todo sujeto vemos y escuchamos en su decir, en su actuar, etc., las manifestaciones de su psiquismo, en el cual el deseo y la inhibición trabajan en conjunto dando indicios de su formación o constitución  psíquica: ya sea psicótica, perversa o neurótica.  Nuestro quehacer como psicoanalistas en formación consiste en tener presente que el analizado expresa para nosotros su deseo  en sus actos, en su narración y en sus palabras. Sin deseo no existe la posibilidad de que se constituya un aparato psíquico. El deseo busca ser tramitado a pesar de la inhibición o represión, por lo que recurre a  otra dimensión de inteligencia, a otra forma de pensar que está fundamentada en el proceso primario. De esta manera se expresa el deseo y se instaura la estructura que tiene de base ese sujeto deseante.

Los 4 mecanismos del proceso primario son (Freud, 1900):

  1. Condensación
  2. Desplazamiento
  3. Ambivalencia.
  4. Figurabilidad