Antecedentes de la teoría sexual

                                     Y LA SEXUALIDAD… ¿EN DÓNDE ESTÁ?

Por: Helga Korkowski Pless

“Después, sabiendo Jesús que ya todo estaba cumplido,

para que se cumpliera la Escritura, dice: “Tengo sed”. 

                                                                                                                             Evangelio según San Juan

RESUMEN

¿En qué momento Freud conceptualiza los primeros lineamientos de su teoría sexual?  Trataré de demostrar que Freud en el “Proyecto” nos anticipa, pienso yo,  las líneas de pensamiento de lo que más tarde será su teoría sexual.  Si bien la primera parte de esta obra es una suposición, una Annahme como él la nombra, y que con frecuencia, por ello,  se señala como un trabajo en donde pareciese que se encuentra como una aparente proposición en el mero plano neurológico- psicológico, veremos que esto no es tal. Desde un inicio en el “Proyecto”, Freud habla del principio de inercia y el de constancia, principios que sabemos son atravesados por la sexualidad, por el otro no sabido. Ahora bien,  el principio de inercia es atravesado por otro, otro que pulsa,  se hace presente la sexualidad y eso a su vez nos dará la posibilidad de formar subjetividad y por ende un psiquismo. Para Freud ese pulsar que pasa por lo sexual, lo erógeno en un sentido amplio es lo que da vida al psiquismo, es lo que genera PSI. La división entre pulsión e instinto sólo la puede resolver la frontera entre lo somático y lo psíquico.

DESCRIPTORES

          -Sexualidad

          -Acción  Específica

         -Vivencia de Satisfacción

         

ABSTRACT

¿At what point does Freud conceptualize the first guidelines of his sexual theory? I shall try to argue that it is in the “Project” where Freud anticipates the guidelines of what will later become his sexual theory. The first part of this work is only a supposition, an Annhame, as he calls it, and because of that, it is often considered as a proposal within the field of psychology-neurology: I shall argue in this paper that this is not the case. From the very beginning, Freud speaks in the “Project” of the principle of inertia and constancy which, as we know, are crossed by sexuality, by the other not known.  The inertia principle is crossed by another one, which pulses and through which sexuality is made present; this, in turn, will give us the possibility of forming a subjectivity and, hence, a psiquism.  For Freud, this pulsation that crosses the sexual, the erogenous in a wide sense, is what gives life to psiquism, it is what generates the PSI. The division between drive and instinct can only be solved by the frontier between the somatic and the psiquic.

KEYWORDS

– Sexuality

– Specific Action

– Experience of Satisfaction 

 

¿Freud define sexualidad? Definirla como tal, me parece que no, la nombra, y los que le siguen la estudian y especulan con y sobre ella. Freud la nombra y la anuda al origen psíquico, tiene una idea de sexualidad a la que nunca renunció. En Psicología de las masas Freud menciona como el gremio médico le insistió en que cediera a la palabra y la cambiara por erotismo, a lo que él responde: “primero uno cede en las palabras y después, poco a poco, en la cosa misma.”,

Mi punto de partida para entender desde dónde Freud habla de sexualidad es un trabajo que él escribió en 1885 y que fue publicado en 1950 como obra póstuma: “Entwurf einer Psychologie”, conocido en español como “Proyecto de Psicología”.

Antes de compenetrarme en esta obra quise saber qué decían sobre el tema, algunos de los diccionarios de psicoanálisis que considero más importantes y que a continuación comparto con ustedes, no antes sin señalar que ninguno menciona un “Proyecto de Psicología” y mucho menos “Carta 52” como referencias para entender la idea de sexualidad que Freud trabaja.

 

Élisabeth Roudinesco (1998) en su Diccionario de Psicoanálisis  menciona que “[…] la noción de sexualidad tiene una importancia tal en la doctrina psicoanalítica […] que todo el edificio freudiano se basa en ella”. Es innegable que Freud logra una ruptura epistemológica al alejar la noción de sexualidad del ámbito de lo biológico, anatómico, genital, para anudarla a una disposición psíquica universal, en donde quedará representada por un conjunto de conceptos tales como: pulsión, libido, apuntalamiento, bisexualidad.

En el Diccionario de psicoanálisis de Laplanche y Pontalis (1994) encontramos que en las Lecciones de introducción al psicoanálisis, Freud mismo se pregunta: “¿Por qué os obstináis en denominar ya sexualidad estas manifestaciones infantiles que vosotros mismos consideráis como indefinibles y a partir de la cuales constituirá más tarde lo sexual? ¿Por qué no decís, contentándoos con la simple descripción fisiológica […] que el niño busca placer de órgano.”  Más adelante dirá que “[…] no disponemos todavía de un signo universalmente reconocido y que permita afirmar con certeza la naturaleza sexual de un proceso”. Al respecto Laplanche menciona que Freud “[…] manifiesta que la naturaleza sexual de un proceso se debería encontrar en el campo de la bioquímica, ya que en psicoanálisis, todo lo que puede decirse es que existe una energía sexual o libido, de la cual la clínica no nos da la definición, pero nos muestra su evolución y su transformación.” Qué buen momento para haber hecho referencia al “Proyecto”, pero no lo hizo.

Entonces: ¿En qué momento Freud conceptualiza los primeros lineamientos de su teoría?

Trataré de demostrar que Freud en el “Proyecto”, nos anticipa, pienso yo,  los conceptos de lo que más tarde será su teoría sexual.  Si bien la primera parte de esta obra representa una serie de suposiciones,  Annahmen – como él las nombra-, y que con frecuencia, por ello,  se señala como un trabajo en donde pareciese que se encuentra como una simple proposición en el mero plano neurológico- psicológico, veremos que esto no es tal. Desde un inicio en el “Proyecto” Freud habla del principio de inercia y el de constancia, principios que sabemos son atravesados por la sexualidad, por el otro no sabido. Veamos el siguiente párrafo:

 

[…] el principio de la inercia-neuronal [Neuronen-Trägheit]; que significa, que las neuronas pretenden deshacerse de la cantidad [zu entledigen trachten]. En base a esto, se podrá comprender la estructura y el desarrollo así como la capacidad de las neuronas. 

El principio de inercia [das Prinzip der Trägheit] aclara en primer lugar la estructura bipartita de las neuronas, en motoras y sensibles, como una organización para neutralizar la recepción de cantidad por la descarga [Quantitätsaufnahme durch Abgabe aufzuheben]. 

El movimiento reflejo se entiende ahora como modo constante [feste Form]  de esta descarga [Abgabe].  El principio de inercia da el motivo para el movimiento reflejo. 

 

Ahora bien, si continuamos con ese párrafo de Freud podremos observar como va introduciendo el concepto de constancia y de otro:

Si de aquí uno se remonta hacia atrás, tenemos al sistema neuronal primero como heredero de la excitabilidad general [allgemeine Reizbarkeit] del protoplasma anudada a la superficie externa excitable, que por distancias mayores de […] no excitables es dispersado [diese Reizbarkeit  wird durch gröszere Strecken unerregbarer […] zersprengt]. 

Un sistema neuronal primario [ein primäres Neuronensystem] hace uso de una cantidad (Qn) así adquirida, para que ella, por conexión a las estructuras musculares [Muskelmaschinen], las descargue [abzugeben] y así mantenerse no excitable. Esta descarga [Abfuhr] representa la primera función de los sistemas neuronales. Aquí hay espacio para el desarrollo de una función secundaria, en tanto que bajo los caminos de descarga [Abfuhrwege] serán preferenciados y conservados aquellos que estén relacionados con el cesar de la excitación [Aufhören des Reizes…], fuga de estímulo [Reizflucht].  Con esto existe en general una proporción entre cantidad de excitabilidad y el esfuerzo necesario para la fuga del estímulo, de tal manera que con esto no se interrumpa el principio de inercia [Trägheits-Prinzip]. Sólo el principio de inercia será atravesado  [durchbrochen] desde el  inicio [von Anfang], por otra relación [durch ein anderes Verhältnis].   

 

En este párrafo aún no menciona el principio de constancia como tal, pero ya esta hablando de que “el principio de inercia será atravesado por otra relación”, el otro, la sexualidad. Sin embargo, la primera vez que Freud (1905) menciona al otro como objeto, que nos da la posibilidad de ser, de tener un psiquismo es en “Tres ensayos de teoría sexual” en una nota a pie de página: “[…] esto siempre y cuando exista otro”, y de ahí que Laplanche posteriormente mencione que es el otro el que pulsa, Freud dirá que atraviesa. Al atravesar, se instaura la sexualidad.

Si continuamos la lectura de este creativo y lúcido trabajo veremos como Freud va construyendo su discurso introduciendo conceptos que aclaran la relación del principio de inercia, la presencia de otra relación, principio de constancia hasta llegar a la acción específica en donde nos señala  como otra relación, la del principio de constancia, es inaugurada por la acción específica.

 

Veamos:

 

Con la complejidad de lo interno el sistema neuronal recibe estímulos del cuerpo mismo [mit der Komplexität des Inneren nimmt das Neuronensystem Reize aus dem Körperelement selbst], estímulos endógenos, los cuales deberán ser igualmente descargados. Estos originan células del cuerpo y dan lugar a las grandes necesidades, hambre, respirar, sexualidad. De estos el organismo no se puede sustraer como con los estímulos externos, el no puede  utilizar la cantidad (Q) para la fuga del estímulo. Ellos cesan sólo bajo determinadas condiciones, que deberán ser realizadas en el mundo exterior, por ejemplo, la necesidad de ser nutrido [Nahrungsbedürfnis].  Para que esta  acción,  que merece ser llamada específica, se lleve a cabo, requiere de un esfuerzo [einer Leistung] que es independiente de las cantidades endógenas (Qn), y que por lo general es mayor, dado que el individuo [Individuum] es puesto bajo condiciones, que pueden ser consideradas como apremio de la vida  [Not de Lebens]. Con esto el sistema neuronal es obligado a renunciar [aufzugeben] la tendencia original a la inercia, esto es, al nivel = O. 

Debe tolerar la reserva de cantidad, para satisfacer las demandas de la acción específica. De la forma como este lo lleve a cabo, se muestra, mientras tanto, la persistencia de la misma tendencia modificada en el esfuerzo [Bestreben] de lograr por lo menos mantener la cantidad (Qn) de preferencia baja y defenderse contra posibles incrementos, es decir, mantenerse constante. Todos los esfuerzos del sistema de neuronas se comprenden ya sea bajo el punto de vista de la función primaria o de la función secundaria que han sido impuestos [aufgedrungen] por el apremio de la vida [Not des Lebens].

 

Es importante notar que el apremio de la vida se impone sólo porque hubo satisfacción, y siendo así, se ha logrado instaurar el principio de constancia. 

Freud logra hábilmente construir su edificio conceptual de la formación del aparato psíquico, en donde inicia un fino deslindarse de la parte biológica para ir incursionado en el mundo  de la psique, del inconsciente. Quedan muchas cosas por diferenciar y una de ellas es la diferencia entre instinto [Instinkt] y pulsión [Trieb], en donde para Freud el instinto está del lado del principio de inercia y la pulsión del de constancia. 

Esto nos lleva irremediablemente a la parte I del “Proyecto”, apartado 11: La vivencia de satisfacción, donde dice: 

 

El organismo humano es al comienzo incapaz de llevar a cabo la acción específica. Esta sobreviene mediante ayuda ajena  [fremde Hilfe]: por la descarga sobre el camino de la alteración interior, un individuo experimentado advierte el estado del niño. Esta vía de descarga cobra así la función secundaria, importante en extremo, del entendimiento [Verständigung] y el inicial desvalimiento del ser humano es la fuente primordial de todos los motivos morales., 

 

Observaremos que es un momento en el cual Freud propone la diferencia entre pensar el instinto y pensar la pulsión como sexual. El asunto del auxiliador es una operación en donde está ya involucrada la vivencia de satisfacción, ya es una representación. 

              Sabemos que el instinto se encuentra en el bebé pero finalmente el otro lo atraviesa y es en este momento que se instaura la subjetividad. Si el bebé no es pulsado, es decir, el acto de convertir el instinto en pulsión, ese bebé quedará atrapado en el proceso de inercia en donde eventualmente, inevitablemente, caerá en la tendencia al nivel cero, la muerte. El bebé debe poder tolerar la reserva de cantidad, para satisfacer las demandas de la acción específica, pues de no ser así no saldríamos del autoerotismo. Freud (1915) en “Pulsiones y destinos de pulsión” lo plantea como el concepto límite entre el cuerpo y la psique que ocurre desde la experiencia de dolor y de la experiencia de satisfacción que cubre el dolor. Ahora bien, en el “Proyecto” no se sabe si es antes la experiencia de satisfacción y luego la experiencia de dolor o viceversa. Denis Vasse (1985) en su libro El Peso de lo Real, el Sufrimiento lo menciona de una manera muy ilustrativa: “Hemos perdido la imagen de nosotros mismos y ninguna representación de la que nos habita podría indicar el pasaje. Nos queda una voz sin palabra articulada; un grito […] no es fácil querer marcar una frontera neta entre lo extranjero de adentro y lo de afuera: están ligados”. 

Regresando al “Proyecto”, tendremos otro encuentro con la sexualidad cuando Freud habla de la vivencia de dolor en donde el afecto tiene que ver con la sexualidad en la medida que es atravesado por el otro: 

 

El dolor produce en PSI: 1) un gran acrecentamiento de nivel que es sentido como displacer w (sistema de neuronas de percepción), 2) una inclinación de descarga, que puede ser modificada según ciertas direcciones, y 3) una facilitación entre esta y una imagen-recuerdo del objeto excitador de dolor. Además, es indiscutible que el dolor posee una cualidad particular, que se hace reconocer junto al displacer. Si la imagen mnémica del objeto (hostil) es de algún modo investida de nuevo (v.gr. por nuevas percepciones), se establece un estado que no es de dolor, pero tiene semejanza con él. Ese estado contiene displacer y la inclinación de descarga correspondiente a la vivencia de dolor, puesto que displacer significa acrecentamiento de nivel, cabe preguntar por el origen de esta Qn. En la vivencia genuina de dolor era la Q exterior irrumpiente la que acrecentaba el nivel PSI. En la reproducción de la vivencia- en el afecto- sólo sobreviene la Q que inviste al recuerdo, y es claro que esta tiene que ser de la naturaleza de una percepción cualquiera, no puede traer por consecuencia un acrecentamiento general de Qn. 

 

Ahora bien, ubiquémonos ahora en la segunda parte del “Proyecto”, en el Proton Pseudos, pues es aquí en donde Freud explícitamente ya está mencionando la sexualidad, veamos ahí en donde Freud dice: 

 

[…] la compulsión histérica proviene de una peculiar variedad del movimiento Qn (formación de símbolo), que probablemente es un proceso primario, puesto que se lo puede comprobar con facilidad en el sueño; y [hemos averiguado] que la fuerza que mueve este proceso es la defensa del yo […] Cabe esperar ahí unas particulares condiciones psíquicas. Del lado clínico, sabemos que todo ello sólo sucede en el ámbito sexual; por eso, quizá tengamos que explicar esa especial condición psíquica a partir de unos caracteres naturales de la sexualidad. […] en el ámbito sexual existe una constelación psíquica particular […] Elucidaremos esta constelación […] con un ejemplo:

 

Emma está  hoy bajo la compulsión de no poder ir sola a una tienda. Como fundamento, un recuerdo de cuando tenía doce años (poco después de la pubertad). Fue a una tienda a comprar algo, vio a los dos empleados [Kommis]  (de uno de los cuales guarda memoria) reírse entre ellos, y salió corriendo presa de algún afecto de terror. Sobre esto se despiertan unos pensamientos: que esos dos se reían de su vestido, y que uno le había gustado sexualmente.

 

Queda claro que “[…] los recuerdos despertados  no explican ni la compulsión ni el determinismo del síntoma.”  Recordemos que Emma cuando:

                    

                     […] niña de ocho años, fue por dos veces a la tienda de un anciano [Greiszlers] para comprar golosinas, y este caballero le pellizcó los genitales a través del vestido. No obstante la primera experiencia, acudió allí una segunda vez. Luego de la segunda no fue más. […] se reprocha haber ido por segunda vez, como si de ese modo hubiera querido provocar el atentado. […] escena I (empleados [Kommis]) si recurrimos a escena II (anciano [Greiszler]). Sólo nos hace falta una conexión asociativa entre ambos. Ella misma señala que es proporcionada por la risa.  Dice que la risa de los soldados le hacía acordarse de la sonrisa irónica [grinsen] con que el anciano había acompañado su atentado.

                      Entonces el proceso se puede reconstruir como sigue: En la tienda los dos empleados ríen, esta risa evoca (inconscientemente) el recuerdo del anciano. La situación presenta otra semejanza: de nuevo está sola en un negocio. Con el anciano es recordado  el pellizco a través del vestido, pero ella entretanto se ha vuelto púber.

El recuerdo despierta (cosa que en aquel momento era incapaz de hacer) un desprendimiento sexual que se traspone en angustia. Con esta angustia, tiene miedo de que los empleados pudieran repetir el atentado, y se escapa.   

 

Queda claro que “[…] se mezclan dos clases de procesos PSI, que el recuerdo de escena II (anciano) aconteció en condiciones diferentes que el otro.” Ver diagrama:

 

 

°empleados ——– ° Risa                        °Abwehr defensa            °síntomas

  [Kommis]                                                                                  -estar sola

                                                            °vestido                          °tienda

                [Greisler] °                                                                    °huida °Flucht

                anciano

                                           ° atentado                lo reprimido de todo

                           lo sexual

                                                

 

                                             { resto    no está ligado al pensamiento (lo 

                                                                                                 conciente)

 

 

Aquí lo importante a resaltar es que el desprendimiento sexual también llegó a devenir-conciente: el soldado que se ríe le ha gustado.

 

La conclusión de no permanecer sola en la tienda a causa del peligro de atentado se formó de manera enteramente correcta, con miramiento por todos los fragmentos del proceso asociativo. […] del proceso no ha llegado a la conciencia nada más que el fragmento “vestidos”; y el pensar que trabaja con conciencia ha plasmado dos enlaces falsos con el material preexistente (empleados [Kommis], risa, vestidos, sensación sexual): que se ríen a causa de sus vestidos, y que uno de los empleados ha excitado su gusto sexual.

[…] aquí se da el caso de que un recuerdo despierta un afecto que como vivencia no había despertado, porque entretanto la alteración de la pubertad ha posibilitado otra comprensión de lo recordado., 

 

Ahora bien,  Freud nos dice que:

[…] si la investidura-recuerdo se repite, también se repite el displacer, pero también preexisten las facilitaciones yoicas, y la experiencia muestra que la segunda vez el desprendimiento (la energía no ligada) resulta menor, hasta que con una ulterior repetición se reduce a la intensidad, grata para el yo, de una señal. […] se trata de que la inhibición por el yo no esté ausente en el primer desprendimiento de displacer […] como en el caso de la Proton Pseudoshistérica, el recuerdo ocasiona por primera vez el desprendimiento de displacer.

Y bien, parece central reconocer que hay pensamientos que después de muchos años hacen eclosión. Pero la pregunta de por qué Emma enferma, sigue siendo válida. Emma resignifica, el Nachträglich, el traer el pasado al presente, en forma de síntoma. Hay placer que regresa pero no hay una comprensión plena de placer hasta los 13 años en donde ella ya tiene un pensamiento genitalizado. Emma a esta edad ya discierne, y la sexualidad genital resignifica todo lo otro, por eso se da la represión. Pareciese ser que cuando no se puede defender el recuerdo, queda como cuando por primera vez sucede algo. Hay recuerdos que sólo en el a posteriori van a provocar recuerdos que parecen de primera vez, como sucede con la sexualidad.

En el “Proyecto” encontraríamos varios ejemplos más, sin embargo, concluiré esta exposición con otro ejemplo que me parece central e imposible de omitir: el sueño de Irma. Resumiendo, aquí Freud esta ejemplificando con un sueño de él su sexualidad inconsciente, tal como llegan los signos de su sexualidad inconsciente a la percepción. No hay duda que este trabajo representa un pensar psicoanalítico aunque aquí todavía es una Annahme que aparenta estar en un plano neurológico-psicológico. Freud dice:

[…] [en un sueño mío] R. ha aplicado una inyección de propilo a A., y entonces yo veo frente a mí trimetilamina muy vividamente, alucinada como fórmula. Explicación: el pensamiento simultáneamente presente [D] es la naturaleza sexual de la enfermedad de Irma.

Es la representabilidad, la Darstellung por lo que puede surgir lo realmente sexual.

Entre este pensamiento y el propilo [A] hay una asociación en la química sexual [B], sobre la que he hablado con W:Fl [iess], a raíz de lo cual él me puso de relieve la trimetilamina. Y entonces esta deviene conciente [C] por estar promovida desde ambos lados.

Recordemos primero que había habido una plática con Fliess sobre el tema y segundo, con respecto a la naturaleza sexual,  Fliess le había comentado que la trimetilamina se relacionaba químicamente con lo sexual.

Continuamos con Freud:

Es muy enigmático que no deviniera conciente también el eslabón intermedio (química sexual) o la representación desviadora (naturaleza sexual de la enfermedad), y ello demanda explicación. Uno creería, simplemente, que la investidura B o D no era lo bastante intensa para abrirse paso hacia la alucinación que retorna, mientras que C, investida en conjunto [das gemeinsame besetzte C…], lo habría conseguido.  No obstante en el ejemplo elegido, D (naturaleza sexual) era por cierto tan intenso como A (inyección de propilo), y el retoño de ambas, la fórmula química, era enormemente vívido.

Con el cumplimiento de deseo en el sueño, el eslabón intermedio tiene que ser inferido, recordemos que la conciencia de la representación onírica es discontinua y que sólo “algunas estaciones”, como dice Freud,  han devenido conciente y que entre ellas hay eslabones intermedios inconscientes que no descubre con facilidad en vigilia que son las narrativas fragmentarias. Veamos el esquema del sueño de Irma:

 

Deseo (no se modifica)

°A                                                  °D              -lo que podemos

conocer

}          -la Vorstellung sueño

Irma

es una escena base de

°B                               °C                  nuestro trabajo

objeto del deseo

En donde [A] es el deseo y no se modifica, [B]  es lo reprimido, lo sexual, y la representabilidad es la manera como el preconsciente acepta lo reprimido y [D] y [C] es la Vorstellung, es una escena y es la base de nuestro trabajo psicoanalítico. Nosotros sólo podemos conocer [C] y [D] y en donde [D] es, como ya dijimos, la naturaleza sexual de la enfermedad de Irma, es decir, es la representabilidad, la Vorstellung.

Si anudamos esto al apartado 16 de la primera parte del “Proyecto”  que habla del discernir y el pensar reproductor, veremos que aquí Freud refiere la neurona a la cosa del mundo [das Ding] y la neurona b, su actividad o propiedad- en suma su predicado.  Por ello, Freud nos dice:

El juzgar es, por tanto, un proceso PSI que permite antes que nada la inhibición del yo, y que es provocado por la diferencia [Unähnlichkeit] entre la investidura-deseo de un recuerdo y una investidura-percepción semejante a ella. Uno puede partir de aquí: que el derrumbe [Zusammenfallen]) de las dos investiduras se transforme en una señal biológica: el finalizar el acto de pensar y dejar la entrada a la descarga [Abfuhr]. El desintegrarse [Auseinanderfallen] da el impulso al proceso de pensar, que nuevamente termina con el debilitamiento. […] uno puede seguir analizando este proceso: si neurona a concuerda, pero es percibida neurona c en lugar de neurona b, el trabajo del yo sigue las conexiones de esta neurona c  y, mediante una corriente de Qn a lo largo de esta conexiones, hace aflorar investiduras nuevas, hasta hallar un acceso a la neurona b faltante. […] se obtiene una imagen-movimiento que es interpolada entre neurona c y neurona b, y con la reanimación de esta imagen mediante un movimiento efectivo se establece la percepción de neurona b, con ella, la identidad buscada. […]

Aquí tenemos todavía poco juicio pero es un ejemplo de la posibilidad de llegar por reproducción de investidura a una acción que pertenece ya al lado accidental de la acción específica.  No hay ninguna duda de que Qn proviene del yo investido y que es la que experimenta estas migraciones a lo largo de las neuronas facilitadas, y que esta migración no es gobernada por las migración […]  sino por una meta […] y esa meta es la de regresar a la neurona b[…] y desencadenar la sensación de identidad, el momento en donde sólo neurona b está investida.

Es aquí en donde el principio de constancia es atravesado por b venciendo el principio de inercia y por lo tanto la tendencia al cero. De ser así, el recuerdo-representación-deseo se mantiene investido mientras uno persigue la asociación desde neurona c. “Sabemos que mediante esa investidura de neurona btodas sus eventuales conexiones se vuelven a su vez facilitadas y asequibles.” Y aquí estamos nuevamente donde iniciamos: si el principio de inercia es atravesado por otro, otro que pulsa, se hace presente la sexualidad y eso a su vez nos dará la posibilidad de formar subjetividad y por ende un psiquismo. Habíamos dicho que para Freud ese pulsar que pasa por lo sexual, lo erógeno en un sentido amplio, es lo que da vida al psiquismo, es lo que genera PSI. La división entre pulsión e instinto sólo la puede resolver la frontera entre lo somático y lo psíquico. Para Lacan lo sexual está en la palabra, pero Pierra Aulagnier se desprende de esta postura y habla de una violencia necesaria en cuanto que la madre violenta al bebé: al sacarlo, al cambiarlo, al bañarlo, con un lenguaje que no entiende. La madre violenta con esto el principio de inercia para volverlo un principio de constancia. Esa primera violencia instaura el principio de constancia y por ende la sexualidad.

Aquí Laplanche (1922)  tiene algo importante que aportar cuando dice que la reflexión freudiana parece apoyarse en una doble aporía, que por una parte se refiere a la esencia de la sexualidad (acerca de la cual la última palabra se deja a una hipotética definición bioquímica) y por otra, a su génesis, contentándose Freud con postular que la sexualidad existe virtualmente desde un principio. Y como si esto fuera poco, Freud (1914) nos recuerda que:

[…] todas nuestras provisionalidades psicológicas deberán asentarse alguna vez en el terreno de los sustratos orgánicos […] es probable que sean materias y procesos químicos particulares los que ejerzan los efectos de la sexualidad y hagan de intermediarios en la prosecución de la vida individual en la vida de la especie.

Justo la línea de trabajo del psicoanálisis consiste en sustituir el universo de la química por fuerzas psíquicas particulares. Que mejor lugar que el “Proyecto de Psicología” para observar esta tendencia. Finalmente, el problema de la teoría freudiana de la sexualidad estriba justo en el hecho de que no consiste en una estructura previa, sino que ésta se va ir formando en la medida que la historia individual del sujeto va transcurriendo. Pareciese que para que se cumpla La Escritura del aparato psíquico, hay que tener sed, de no ser así no se cumple el dictum de que el desvalimiento inicial del ser humano sea la fuente primordial de todos los motivos morales. Y es por esa invalidez que la presencia de un auxiliador ajeno (fremde Hilfe), por el otro no sabido,  que atraviesa el principio de constancia y el principio de inercia, se hace una condición necesaria para sobrevivir como sujeto y como especie.

 

Helga Korkowski Pless.

 

 

Bibliografía

 

 

  • Freud, S. [1895]. “Entwurf einer Psychologie”, in Aus den Anfängen der Psychoanalyse , S. Fischer Verlag, Frankfurt am Main, 1950   
  • Freud, S. [1895]. “Proyecto de psicología”. OC, I, Amorrortu Editores, Buenos Aires, 1992
  • Freud, S. [1895]. “Proyecto de una psicología para neurólogos”. OC, I, Biblioteca Nueva, Madrid, 1973
  • Freud, S. [1895].  “Project for a Scientific Psychology”. The Standard Edition of the Complete Psychological Work, Volume I, Hogarth Press and the Institute of Psycho-Analysis, London, 1966
  • Freud, S. [1896]. “Carta 52”. OC,  I, Amorrortu Editores, Buenos Aires, 1992
  • Freud, S. [1905]. “Tres ensayos de una teoría sexual”. OC, VII, Buenos Aires, 1992
  • Freud, S. [1914]. “Introducción del narcisismo”. OC, XIV, Buenos Aires, 1922
  • Freud, S. [1915]. “Pulsiones y destinos de pulsión”. OC, XIV, Amorrortu Editores,  Buenos Aires, 1992
  • Freud, S. [1921], “Psicología de las masas”. OC,XVIII, Amorrortu Editores, Buenos Aires, 1992
  • Freud, S. [1926]. “Inhibición, Síntoma y Angustia”. OC,  XX, Amorrotu Editores, Buenos Aires, 1992
  • Laplanche J., Pontalis J.B. [1994]. Diccionario de Psicoanálisis, Editorial Labor, Colombia

– Laplanche, J. [1992]. Vida y muerte en psicoanálisis, Amorrortu Editores, Buenos Aires

  • Roudinesco, E., Plon, M.[1998]. Diccionario de psicoanálisis, Editorial Paidós, México
  • Vasse, D. [1985], El Peso de lo Real, el Sufrimiento, Gedisa Editores, Serie freudiana, Barcelona

 

 Citas:

1.- Tomado del libro de Vasse Denis (1985 [1983]), El Peso de lo Real, el Sufrimiento.

2.- Freud, S. (1921), “Psicología de las masas”,  en OC,  XVIII, Amorrortu Editores, pág. 87

3.- De hecho, esta es una de las razones por las que termina su relación con Breuer.

4.- Freud, S., (1895[1950]), “Entwurf einer Psychologie” en Aus den Anfängen der Psychoanalyse, S Fischer Verlag, Frankfurt am Main.

5.- Laplanche, J., y Pontalis, J.B. (1994), Diccionario de Psicoanálisis, pág. 402-403.

6.- Ver “Carta 52” pág. 275 Fig. 7: P tiene tres cruces, Ps (signo de percepción) cuatro cruces, Ic (inconciente) tres más, una separada y Prc (Preconciencia) nuevamente tres cruces, Coc (conciente) también tres cruces. Lo sexual está en Ps ahí atraviesa y en Ic es el resto para Prc ya está reprimido.

7.- Todas las referencias al “Proyecto” están cotejadas directamente con la obra en alemán y traducidas por mi cuando observé problemas en la traducción, mismos que destaco con cursivas y paréntesis. Las palabras en cursivas a lo largo de todas la citas de la obra de Freud, me pertenecen, así como los subrayados. Al final de cada cita pongo las páginas de las tres ediciones con las que trabajé: SFV (S Fischer Verlag),  AE (Amorrortu Editores) y BN (Biblioteca Nueva)

8.- En este mismo apartado Freud usará, más adelante, el término Abfuhr que se traduce como descarga. He decidido utilizar para Abgabe y para Abfuhr descarga. No obstante no he quedado satisfecha con esto, pues pienso que Freud pudiera estar haciendo una diferencia entre Abgabe como entrega, expulsión y Abfuhr como descarga relacionados a momentos diferentes de la fisiología del Sistema Neurológico. Trabajaré esta suposición mía en otro artículo.

9.- SA 306a, AE-I, 340b, BN-I, 212b

10.- En la edición alemana S:Fischer Verlag de 1962, la nota a pie de página sólo menciona que ahí “Freud omitió una palabra” sin especificar cual fue. (pág.441).  No obstante, en la traducción de AE afirman que la palabra faltante sería “de un organismo”, en BN es “sustancia”, yo tengo mis dudas; pues si consideramos que más adelante en el apartado 2 que se refiere a La teoría Neuronal, Freud menciona que “[…] el sistema neuronal consiste de diferentes neuronas [distinkten], construidas de la misma manera, las cuales se tocan por la presencia de masa ajena [durch Vermittlung fremder Masse berühren] que terminan una con otra como en tejidos ajenos [Gewebsteilen], en los cuales ciertos esfuerzos dirigidos [Leistungsrichtungen] están preconstruidos, los cuales son recibidos con apéndices celulares [Zellfortsätzen], entregadas con cilindroejes. A esto viene además la exuberante ramificación [reichliche Verzweigung] con diferencia de los calibres.” SA-307 (sólo le faltó usar la palabra dendritas).

Es posible, por ello, que la palabra que falta ahí fuera cilindroeje, pues está hablando de: […] esparcida por distancias mayores de […] no excitables [diese Reizbarkeit  wird durch gröszere Strecken unerregbarer […] zersprengt]. Esto a su vez está referido a que se tiene al sistema neuronal primero como general del protoplasma anudado a la superficie externa excitable, la cual está esparcida por distancias mayores de […] no excitables. Es el cilindroeje y las dendritas las que están involucradas con la distancia y la excitabilidad, la neurona sólo con la excitabilidad.

11.- SFV 306a, ,AE-I, 340b,  BN-I, 212

12.- Freud, S., (1905), “Tres ensayos de teoría sexual”,  en OC,  VII, Amorrortu Editores, pág.

13.- estímulos

14.- de los estímulos

15.-  la acción específica

16.-  ANANKé

17.- Sistema neuronal

18.- SA 306b -307ª, AE 341b, BN 213c

19.- S.FV 326, AE-I, 362/363, BN-I, 229

20.- El subrayado es de Freud

21.- Finalmente es esto lo que conecta al “Proyecto” con la “Carta 52”

22.- pág. 26/27

23.- SFV 327d/328a, AE-I,364/5, BN-I, 231

24.- AE-I,400 : veremos como esto está anudado al apartado 16 sobre el discernir y el pensar reproductor y el   que habla del recordar y el juzgar en la primera parte del “Proyecto”

25.-  Las cursivas y palabras en alemán me pertenecen, tal y como lo he mencionado en la nota al pie de página n° 7

26.-  SA 353b, AE-I, 400ª, BN-I, 251c/252a

27.- Por alguna razón, que no entiendo, los traductores tanto de Amorrortu como de Biblioteca Nueva tradujeron Greizler  como panadero

28.- y recordemos que más adelante Freud dice “[…] Toda persona adolescente tiene huellas mnémicas que sólo pueden ser comprendidas con la emergencia de sensaciones sexuales propias […] todo adolescente porta dentro de sí el germen de la histeria” (AE-I, 404)

29.- SFV 354/355, AE-I,401, BN-I,252

30.- está expresión está referida al desplazamiento de afecto

31.- SFV 354/355, AE-I, 402, BN-I, 253

32.- SFV 355, AE -I, 403, BN-I, 253

33.- Al pie de página nota 21: “[…] la hipótesis formulada aquí rigió a lo largo de todo este período temprano las concepciones de Freud acerca de la etiología de la histeria. Poco después de redactar el Proyecto, sometió a examen dicha hipótesis en una larga nota en su trabajo sobre las neuropsicosis de defensa (1896). La idea fue socavada por el descubrimiento, uno o dos años más tarde, de la sexualidad infantil y el reconocimiento de la persistencia de las mociones pulsionalesinconscientes […] la noción de efecto retardado del recuerdo traumático no perdió del todo su validez”;  véase “Hombre de los Lobos”.

34.- SFV 356, AE-I,  404, BN-I, 254

35.- SFV 346, AE-I,387, BN-I,246

36.- SFV 346,   AE-I,388, BN-I, 246

37.- SFV 346, AE-, I, 388, BN- I, 247.

38.- SFV 334/335, AE-I, 373/374,  BN-I, 237

39.- SFV 334/335, AE-I, 374,  BN-I,  237

40.- Laplanche, J., (1992). Vida y muerte en psicoanálisis, Amorrortu Editores, Buenos Aires, pág. 21

41.- Freud, S., (1914). “Introducción al narcisismo”, OC, XIV, Amorrortu Editores, pág. 76

42.- tal y como lo presenta en el apartado 11 de la primera parte del “Proyecto de Psicología”.